Inspección y últimos retoques de la nave

    Casi cinco meses desde que dispusimos nuestra travesía hacia el puerto donde veríamos a Santa Pola como un municipio puntero, al servicio de la ciudadanía y acorde con la Estrategia Europea 2020, garantizando un crecimiento inteligente, sostenible e integrador para hacer un municipio mejor, al servicio de todos los ciudadanos de la Villa, un municipio solidario e inclusivo.

    Hace unos días compartíamos y analizábamos el parte de trabajo que nos tiene que servir para decidir si echamos la nave al mar e iniciamos la deseada y necesaria travesía hacia la utopía de una ciudad mejor para convivir los que en ella habitamos y quienes nos deben suceder en el tiempo.

    Reunidos todos, armadores de la nave, pasajeros, tripulación, capitán y sus mandos para ver si se puede establecer ya la hoja de ruta para zarpar y alcanzar el destino ansiado, se repasa el cuaderno de bitácora del proceso de reparación, adaptación y saneamiento de la embarcación prevista para el trayecto a realizar, así como la recogida de información técnica necesaria para aprovechar la buena mar y defenderse de los posibles inclemencias de la misma, en un viaje que tiene fecha de salida, pero no de llegada, pues el camino a recorrer es complejo y lleno de incertidumbres.

    Ahora se deberán reunir el patrón con sus oficiales para elaborar la oportuna Carta de Navegación, calculando en la medida de lo posible las derivas y derrotas previsibles, así como repasar el estado de la marinería, la cubierta, la bodega y la cocina, y del resto de elementos necesarios para una travesía de estas características, como pueden ser la relación y estado de los puertos donde hacer escala, sus “prácticos” donde sean necesarios, así como aquellos puertos o lugares de abrigo, para casos de emergencias.

    Queda solo establecer objetivos, rutas de navegación, priorizando escalas y actuaciones a realizar en cada una de ellas, y siempre reflexionando y revisando constantemente la estrategia marcada para no desviarse en exceso por razones interna o externas que se produjeran en el tiempo, teniendo en cuenta las amenazas y las oportunidades, para combatirlas con nuestros puntos fuertes y mitigando nuestras debilidades.

    Los armadores de la nave ya han dado su visto bueno para iniciar la aventura y han prometido dotarla de todos los medios necesarios y posibles en cada una de las fases que ahora se inician y la tripulación también ha manifestado sus necesidades, preferencias, temores y anhelos, por lo que podemos decir que estamos casi en disposición de zarpar en cuanto la mar y los últimos preparativos lo permitan.

    Ahora a desear tener buena mar y disfrutar de todas y cada una de las experiencias de la travesía en busca de esa ciudad mejor merecida.

    salto esperanza
    Copyright © 2017 Agencia de Desarrollo Local de Santa Pola.