Sistemática en la gestión y análisis de los resultados

    Como decíamos hace unas horas, pronto deberemos retomar los trabajos para terminar de acondicionar nuestra nave, y poder zarpar para iniciar nuestra atrevida travesía hacia una ciudad mejor, más solidaria, justa y sostenible, que posibilite a los vecinos un mayor bienestar social y mayor calidad de vida.

     Primera visita al Varadero para retomar los trabajos de preparación, revisar las anotaciones del cuaderno de bitácora de esta fase, situado en el puente de mando, en el que ya se aprecia movimiento del equipo de dirección del proyecto, al tiempo de mirar y disfrutar el bello horizonte, donde se juntan mar y cielo, y a donde pronto nos dispondremos a conquistar, con la premisa y recomendación que recientemente me regalo un buen amante de la mar que dice: ”No puedes guiar el viento, pero puedes cambiar la dirección de tus velas”.

    Observo que si bien en los primeros pasos de este trabajo de diagnostico interno, los resultados de participación (76%) y aportaciones (25 hechos y 161 desafíos) son muy positivos y esperanzadores, los últimos datos que tenemos de aportaciones de proyectos para paliar o hacer posibles los desafíos y retos detectados en los talleres de los cinco primeros ejes no son tan positivos (53%), como se puede comprobar en el siguiente cuadro:

     EJE

     MIEMBROS MESAS

    PROYECTOS RECIBIDOS 

     %
    2 5 3 60%
    3 11 7 64%
    4 y 5  14 8 57%
    6 15 6 40%
    45 24 53%

     

    Estos datos podrían ser una “vía” en el casco que suponga peligro para la ansiada navegación hacia la ciudad del futuro, pero siempre tenemos la posibilidad de achicar y repararla, y estabilizar la embarcación. Siempre hay que estar atentos a posibles percances por descuido o cualquier error humano, y para ello la necesidad de una buena sistemática de control, con atención a los indicadores, a los procesos documentados de mantenimiento, que han permitido descubrir el fallo.

    Reflexionar antes de la salida sobre el porque de la “vía” es fundamental para cualquier aventura, pues una vez en medio de la mar no se dispondrán de los mismos medios, ni técnicos, materiales o humanos, de los que se dispone ahora en tierra, al abrigo y protección de vientos y corrientes que en toda travesía podemos encontrar.

    Desde el puente de mando se convoca reunión de la “permanente” del proyecto, para analizar los motivos de la “vía”, es decir detectar el motivo que la ha provocado, que se centra en la baja participación e implicación que se ha dado en la fase de aportar proyectos que puedan afrontar y superar los desafíos y retos detectados, al contrario que ocurrió para enumerar los hechos y sus desafíos/retos.

    Desde el puente de mando se convoca reunión de la “permanente” del proyecto, para analizar los motivos de la “vía”, es decir detectar el motivo que la ha provocado, que se centra en la baja participación e implicación que se ha dado en la fase de aportar proyectos que puedan afrontar y superar los desafíos y retos detectados, al contrario que ocurrió para enumerar los hechos y sus desafíos/retos.

    Copyright © 2017 Agencia de Desarrollo Local de Santa Pola.