Los facilitadores de los proyectos

    Facilitar:

    Hacer fácil o posible la ejecución de algo o la consecución de un fin.

    Proporcionar o entregar.

    Proporcionar una cosa a alguien o hacer de intermediario.

     

    Nos podríamos preguntar si estamos ante una nueva profesión, pues lo de “facilitador” es un termino poco conocido, al menos para mi, aunque es posible que en los círculos académicos se lleve tiempo utilizando ese perfil profesional, pero investigando he descubierto que La Asociación Internacional de Facilitadores fue fundada en 1.993 para promover esta profesión.

     La ultima vez que escuché hablar de esta profesión fue en el Baluarte del Duque durante las Jornadas "Encuentros Networking de Desarrollo Local Participativo en Santa Pola”, y en concreto en la mesa “Networking participación en metodologías participativas experiencia Villena como referente de participación ciudadana a nivel autonómico y nacional”, donde se destaco el papel de los “facilitadores”, no solo durante el desarrollo del Proyecto, sino también posteriormente para el acompañamiento y consolidación del mismo.

    Encuentro en la Wikimedia, la siguiente definición: “Un facilitador es la persona que ayuda a un grupo a entender los objetivos comunes y contribuye a crear un plan para alcanzarlos sin tomar partido, utilizando herramientas que permitan al grupo alcanzar un consenso en los desacuerdos preexistentes o que surjan en el transcurso del mismo.”

    El facilitador debe ser un experto en aplicación de metodologías participativas, de dinámicas de grupo, debe conocer y aplicar las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), debe tener habilidades para conseguir un clima relacional apropiado, donde premie la empatía, la confianza y el respeto, que evite los conflictos, o al menos los sepa resolver de forma satisfactoria para las partes.

    El facilitador debe ayudar a que las reuniones sean participativas, más efectivas y productivas, fomentando la colaboración, el respeto a las ideas y la creación de sinergias, debe orientar las reuniones hacia puntos de encuentro a través del dialogo y el consenso para llegar a acuerdos, de forma inclusiva e integradora, deberá saber gestionar el tiempo, seguimiento del calendario, elaboración de documentación y evidencias de proceso, así como vigilante y activo con la comunicación y divulgación del Proyecto.

    Por ultimo, el facilitador deberá tener conocimiento del Proyecto en el que interviene, para poder gestionar y animar los debates en busca del acuerdo por consenso, o en caso contrario propiciar descubrir cuales son las diferencias o dificultades de impiden el acuerdo, buscando dinámicas que puedan hacer superar las mismas y resolverlas, en beneficio del buen resultado del Proyecto, siendo a veces recomendable que se trate de alguien externo a los componentes del Proyecto.

    También es posible configurar un equipo de facilitadores mixto, repartiéndose las tareas y funciones en el Proyecto, combinando la objetividad de la visión externa, con el conocimiento del territorio y sus recursos desde una óptica interna. En Santa Pola esta dando muy buen resultado la combinación y colaboración de los expertos de Crea 360, S.L. y los técnicos de la Agencia de Desarrollo Local.

    Copyright © 2017 Agencia de Desarrollo Local de Santa Pola.